Paralizados por la pandemia pedimos piedad para todos los afectados con el Kyrie (¡ten piedad!) del magnífico Requiem de Verdi